domingo, 28 de septiembre de 2014

Desvariando sobre... Best sellers


¿Cuántas veces habéis escuchado este término en lo que llevamos de año? Es muy habitual encontrarlo en la portada de un libro, en una crítica literaria o en el póster de una película basada en el libro superventas tal o cual. Tirando de Wikipedia, he encontrado la siguiente información: 

Técnicamente, el término best-seller o superventas no está asociado a un nivel de ventas específico (un número de ejemplares vendidos en un periodo determinado). Por esta razón, a menudo se utiliza libremente por las casas editoriales como estrategia de mercadotecnia a favor de ciertas obras, ya sea afirmando en su publicidad que se trata de un best-seller o incluyendo un sello en la portada que lo identifica como tal. De todas formas, una buena parte de los best sellers contemporáneos ha llegado a serlo como consecuencia de una bien organizada promoción, dirigida por las industrias editoriales, en la que se han tomado en cuenta los gustos, exigencias de consumo y expectativas de un público de masas. (Si queréis más información, os dejo el enlace aquí). 

Esto me ha parecido muy interesante. ¿Qué vino antes, el éxito de la novela o el título de superventas?  

Seguro que muchas veces os habéis dejado seducir por una de esas etiquetas. Yo soy la primera a la que se le van los ojos hacia esas coloridas pegatinas que te prometen un libro que te va a cambiar la vida. Y me he llevado más de un chasco, claro está. Pero no se puede negar que como estrategia de ventas funciona, esa editorial ha conseguido lo que quería, y si no me ha gustado la novela es problema mío, el resto de la humanidad la adora. Pero este es un juego que puede acabar costando muy caro, porque, ¿qué pasa cuando una editorial la fastidia y comienzan a aparecer críticas negativas de su novela estrella? Que se da un tremendo batacazo y cae en un pozo del que cuesta mucho salir. Recuperar la confianza de los lectores es algo complicado, al menos por mi parte, no me gusta la sensación de sentirme estafada. 
¿Qué es eso brillante a la izquierda de la portada?

Yo me planteo ahora la siguiente disyuntiva. Supongamos que una editorial tiene entre manos una novela estupenda, la mejor que se ha escrito hasta la fecha. Es algo que debe ser leído por todas y cada una de las personas del planeta. ¿Qué haríais vosotros, ponerle una etiqueta de "el más vendido de 2014" o simplemente mandarlo al mercado? 
Si tuviera este dilema entre manos, no tengo ni la menor idea de lo que haría, porque estoy firmemente convencida de que hay gente que le tiene rabia a este tipo de etiquetas. Por ejemplo, yo me resistía a leer Bajo la misma estrella por este motivo, porque estaba harta de verlo por todos lados y estaba convencida de que no podía ser tan bueno como todo el mundo leía, así que al final lo abrí para demostrarle a toda esa gente lo equivocados que estaban... y la equivocada resulté ser yo, que pasé a ser una más de las abundantes filas de amantes del libro en cuestión. Entonces aprendí que lo de no juzgar a un libro por su portada se hace extensible a todo lo que lleve pegado dicha portada (recomendaciones de otros autores incluidas, algún que otro chasco me he llevado por hacer caso a uno de mis autores favoritos. Pero de eso hablaremos otro día).
J.K. y su media sonrisa de millonaria-en-cinco-años

Luego está la otra situación, una novela por la que nadie daba un duro acaba convirtiéndose en toda una revelación, que hace de oro tanto a la editorial como al asombrado autor. Un gracioso ejemplo de esto es el caso de las novelas de Harry Potter. El manuscrito de Harry Potter y la piedra filosofal fue enviado a 12 editoriales distintas y fue rechazado por todas ellas; finalmente, una pequeña editorial londinense aceptó publicarlo, aunque sin muchas esperanzas. Y ¡oh, sorpresa, sorpresa! Éxito mundial. Digo que es gracioso porque ninguna de esas editoriales es mía, porque si lo fuesen probablemente a estas alturas seguiría golpeándome la cabeza contra la pared por haber perdido una oportunidad tan buena. (De nuevo, Wikipedia ha venido en mi rescate. Si queréis saber más sobre la vida y milagros de J.K. Rowling, aquí, tenéis el enlace pero por favor, antes terminad de leer mi artículo, anda). 
Incluso las portadas se parecen

 El codiciado título de best seller presenta un riesgo potencial que muchas veces no se tiene en cuenta: que al autor se le suba la fama a la cabeza. No me refiero a que empiece a comportarse como una estrella del rock o algo por el estilo, sino a que crea que ya lo ha conseguido todo y pierda ese toque que lo hace especial y único. O, peor todavía, que se dedique a reescribir la misma novela una y otra vez, limitándose a cambiar el nombre de los personajes y los escenarios, pero que por lo demás la trama sea exactamente igual. Esto es lo que pasa con los libros de Dan Brown, célebre gracias a El código Da Vinci. En sus libros sobre el profesor Robert Langdom, personaje que me encanta y por el cual sigo leyendo sus novelas, siempre encontraremos una chica joven, guapa e inteligente que se siente atraída por el maduro profesor y un malvado que no lo parece hasta el final (pero que con dos libros que hayas leído ya intuyes desde el principio). Eso sí, las reflexiones que incluye Brown en sus libros me gustan mucho, es el otro motivo por el que no me importa releer sus historias.

Entonces, mi conclusión después de todo esto es que, aunque pueda sonar muy hypster, por normal general no me fío de los best sellers, hay mucho boom comercial detrás. Suelo preferir leer libros a los que no se les da tanto bombo, pero eso no significa que de vez en cuando no me rinda a la opinión general (con Los juegos del hambre, por ejemplo, trilogía que leí después de hacerse famosa y me encantó). 

¿Y vosotros? ¿Os dejáis seducir por el éxito de ventas o preferís acudir a esa zona de la librería que está mal iluminada y llena de polvo? 






viernes, 26 de septiembre de 2014

El hombre marcado - Peter V. Brett








Título: El hombre marcado
Autor: Peter V. Brett
Editorial: Minotauro








El hombre marcado es la primera novela del autor americano Peter V. Brett y el comienzo de la saga Demonios. Dado que es su primera obra, es evidente que va a contener algunos errores, pero no se puede negar que sea un libro interesante. 

Sinopsis oficial
Ha llegado el momento de hacer frente a la noche. 
Cada noche, cuando la oscuridad se cierne sobre el mundo, una extraña niebla emerge de la tierra. Los hambrientos abismales, demonios a los que no se puede herir con armas corrientes, toman horribles formas para alimentarse de los vivos. Cuando el sol se pone, los pocos humanos supervivientes no pueden hacer otra cosa que refugiarse tras símbolos mágicos cuyo origen se ha perdido y rezar por que su protección dure una noche más. Aunque no siempre fue así. Hubo un tiempo en que hombres y mujeres combatieron a los abismales en igualdad de condiciones. Hubo un tiempo en que, bajo el mando del legendario Liberador y armados con poderosos símbolos, los hombres presentaron 
batalla a los demonios... y acabaron con su avance. 
Ahora, tres jóvenes supervivientes de los feroces ataques de los demonios se enfrentarán a lo imposible: ir más allá de las débiles defensas que ofrecen los símbolos para cuestionar todo lo que conocen en una desesperada búsqueda por recuperar los secretos del pasado. Juntos, se enfrentarán a la noche. 

En el universo de Peter V. Brett, el día pertenece a los hombres, pero la noche es de los demonios. Cuando cae el sol, los humanos se ven obligados a encerrarse en sus casas para escapar de las garras de estas criaturas, protegidos tras grafos que evitan el paso de los abismales. En este ambiente tan inhóspito se han criado los tres protagonistas: Arlen, Leesha y Rojer. 
Arlen es quien lleva el mayor peso de la trama. Su historia comienza en una pequeña aldea llamada Aroyo Tibbet, donde vive con su padre y su madre. Desde pequeño, está convencido de que cuando crezca va a ser un Enviado, para viajar de un pueblo a otro llevando misivas y encargos similares. Sus sueños de niñez no tardarán en convertirse en una obsesión cuando se vea obligado a marcharse de su pueblo decidido a no comportarse nunca más como un cobarde. A lo largo de la trama, Arlen es el personaje que más evoluciona, aunque  esta evolución no sea del todo positiva. Lo acompañaremos a lo largo de sus intentos de luchar contra los abismales viendo cómo va perdiendo su propia humanidad en el proceso. El proceso de transformación es bastante sobrecogedor. 
La principal personaje femenino es Leesha, una joven que tras sufrir una humillación pública se hace aprendiza de la herborista de su pueblo, la anciana Brunna. Brunna es el mejor personaje de toda la novela, una anciana que no tiene ningún miedo a decir lo que piensa y que convertirá a la inocente Leesha en una mujer fuerte y capaz. 
Finalmente, tenemos a Rojer. Empieza a cobrar más importancia hacia el final de la novela, pero el comienzo de su historia es el más triste de todos. Rojer es un aprendiz de juglar que tiene ciertas dificultades a la hora de llevar a cabo su oficio, pero que tiene un inesperado talento que le resultará de lo más útil. Creo que es un personaje que tiene mucho que ofrecer y espero que se desarrolle más en novelas posteriores. 


Existen distintos tipos de abismales, asociados a distintos accidentes geográficos, por ejemplo, demonios de las rocas, demonios del viento... Cada clase posee una morfología diferente, pero todos comparten su ansia por devorar humanos, que son incapaces de atacar durante el día y que los grafos impiden su avance. Sin embargo, los grafos de los que disponen los humanos solamente pueden hacer eso, no dejarles pasar, pero no pueden hacerles daño, por lo que se ven obligados a huir de ellos en lugar de luchar. 
Los abismales me han estado intrigando a lo largo de toda la historia, no en vano son el elemento principal de la trama. Se ofrecen muy pocas explicaciones acerca de su naturaleza, con lo cual yo no dejaba de plantearme cuestiones tipo ¿por qué solo atacan por la noche? Y mi necesidad de respuestas me ha mantenido pegada hasta el final. Ya adelanto que mi curiosidad no se ha visto satisfecha, pero no me importa, leeré con gusto el siguiente libro. 
Los grafos también me tenían algo desconcertada al principio, ¿por qué solo cómo defensa y no como ataque? Pero en este caso sí que he visto resueltas mis dudas. 

Así pues, la novela me estaba gustando bastante, PERO... (¡ay! ¡Con lo bien que iba todo hasta ahora!) hay un parte cerca del final que me ha chafado bastante. No voy a destripar el libro, desde luego, solamente diré que tiene lugar un intento de relación romántica muy precipitada y en las condiciones menos idóneas posibles. Tendréis que leer el libro para saber de qué hablo. 

En conclusión, El hombre marcado es un buen libro, que habría valorado de una forma mucho más positiva de no ser por un fragmento disonante próximo al final que me ha dejado un sabor de boca bastante agridulce. Pero esto no debe desalentar a lectores potenciales, ya digo que la novela es muy entretenida, y yo desde luego voy a conseguir su continuación para buscar las respuestas que quiero. 






miércoles, 24 de septiembre de 2014

Negro - Ted Dekker







Autor: Ted Dekker
Título: Negro
Editorial: Grupo Nelson







El subtitulo fue lo que me convenció de leer el libro. Libro I: El nacimiento del mal. Esperaba encontrar una carrera a contrarreloj para salvar al mundo de un enemigo implacable, una historia oscura y angustiosa con quizá incluso un toque de terror. Tenía unas expectativas muy altas, y aunque he encontrado algunas de estas cosas, no ha sido lo que me esperaba. 

Sinopsis oficial
NEGRO es una historia increíble del mal y la salvación, traición y amor, persecución y muerte y la amenaza de un terrorista como nunca antes ha conocido la raza humana.
Todo gira en torno a Thomas Hunter, un escritor de poco éxito que sobrevive trabajando en el café Java Hut, en Denver. Pero su aparentemente monótona vida sufrirá un vuelvo radical cuando fuerzas desconocidas liberen un arma bacteriológica en la atmósfera. Al final de la jornada, tres millones de personas serán portadoras del virus más letal que haya conocido la humanidad, y en sólo un par de días habrá noventa millones de infectados.
El punto es que no existe ninguna vacuna… pero extrañamente, la única esperanza es Thomas Hunter. ¿Cómo? ¿Por qué? Él no lo sabe, pero su existencia amenaza importantes planes y por eso debe morir.
Thomas se enfrenta a un curioso problema. Cada vez que se queda dormido, deja de ser un chico de Denver para aparecer en un curioso mundo en el que el bien y el mal están perfectamente separados y en el que habitan unas curiosas criaturas: murciélagos negros o shataikis, la personificación del mal, y murciélagos blancos o roushes, criaturas amables y simpáticas. En estos sueños, Thomas será alertado de que el mundo real está a punto de sufrir un devastador ataque que podría acabar con toda la humanidad. Así que, junto con su hermana Kara, hará todo lo que esté en su mano para evitarlo. 
Las primeras páginas del libro son tan confusas para el lector como lo son para Thomas. El cambio de un mundo a otro al principio es totalmente caótico, pero poco a poco iremos obteniendo explicaciones que nos harán la vida un poco más fácil, especialmente al pobre Thomas, sobre el cual recae la responsabilidad de salvar no solamente uno mundo sino dos. Por suerte, no estará completamente solo en esta tarea, ya que su hermana Kara permanecerá a su lado para ayudarlo. Sin duda alguna Kara ha sido el personaje que más me ha gustado en toda la novela, una chica sensata que tratará de buscar la lógica en la aparentemente absurda situación de Thomas. 
Tendremos otros personajes, pero lo cierto es que no llegaremos a conocer demasiado a ninguno de ellos, me han parecido muy poco profundos, el autor no se molesta en darles mucha importancia, de hecho me ha dado la sensación de que se limita a juntarlos con Thomas y a decir "bueno, pues ya sois amigos para siempre". Y siguiendo con esta línea de discusión, en esta novela me he encontrado con el romance más absurdo, gratuito y absolutamente desconcertante que he visto nunca. Lo siento, pero por más vueltas que le he dado al tema del Gran Romance (tranquilos, esto no es un spoiler) soy incapaz de entenderlo. Me ha hecho soltar más de un resoplido y me ha dado ganas incluso de cerrar el libro. 
Ted Dekker busca en esta novela crear una lucha clásica entre el bien y el mal, llegando incluso a basar algunas de sus escenas en pasajes muy conocidos de la Biblia. El problema que a mí me plantea esto es que los personajes serán o completamente buenos o completamente malos, es decir, no vamos a tener sombras y luces dentro de un mismo personaje, lo cual hace que me hayan resultado planos al margen de lo que ya he comentado en el párrafo anterior. Personalmente, prefiero que no actúen siguiendo siempre el mismo patrón, por eso no me han terminado de convencer ni los personajes buenos ni los malos. 
Sí me ha gustado bastante el paso de un mundo a otro, el autor lo ha diseñado de una forma muy práctica y ha conseguido convencerme. En cuanto a la ambientación de dichos mundos, no se ha tomado muchas molestias con el mundo real, imagino que ha dado por supuesto que nadie tiene problemas con ese tipo de escenarios, pero no es que me haya quedado muy impresionada con el otro mundo, la verdad. No todo son quejas, ha habido algunos detalles que me han gustado mucho, por ejemplo una escena de fuerte inspiración bíblica que se desarrolla dentro del bosque negro, su ambientación está muy bien cuidada.
A lo largo de la novela, el autor sabe jugar con el engaño, haciéndonos dudar entre lo que es real y lo que no, y también consigue hacernos sentir la misma angustia que siente Thomas cuando se esfuerza por hacer comprender al resto del mundo lo que puede llegar a ocurrir. Pero en algunos momentos esto me ha impacientado demasiado, había diálogos que me han parecido relleno puro y duro que simplemente estaban ahí para retrasar los acontecimientos interesantes.  
Reconozco que no las tenía todas conmigo acerca de si iba a leer el resto de los libros hasta llegar al final, a la última página, en la que Dekker nos regala una situación completamente abierta que te deja con los ojos abiertos como platos. Posiblemente empiece el segundo libro solamente para ver cómo se resuelve esa situación; si me convence, seguiré con la saga. 
En resumen, Negro es una obra que no me ha convencido del todo, os gustará si sois fanáticos de la lucha entre el bien y el mal entendida de la manera más clásica posible. En mi caso, un libro para pasar una tarde de lluvia. 
Termino con una ilustración de un murciélago blanco o roush: 

domingo, 21 de septiembre de 2014

Comentando: Harry Dresden

Con esta entrada inauguro una nueva sección, Comentando, en la cual hablaré acerca de personajes de sagas, posibles teorías acerca del final de una serie todavía incompleta, comparaciones entre novelas... Los posibles spoilers que puedan aparecer irán debidamente señalados (en esta entrada ya adelanto que no hay ninguno). En este primer Comentando me gustaría hablar de una saga que ha pasado un poco desapercibida en España, protagonizada por Harry Dresden. 



Harry Dresden se ha convertido en una ayuda insustituible para la policía de Chicago, porque es el único a quien pueden acudir cuando una investigación entra de lleno en lo paranormal. Es el caso de un doble asesinato con tintes de magia negra. Y detrás de la magia negra siempre hay un mago oscuro. Así es como Harry se encuentra de frente con el lado siniestro de la hechicería. Y lo que parecía un trabajo rutinario se convierte en una pesadilla. Ahora van a por él.




Esta es la sinopsis de Tormenta, el primero de los libros protagonizados por Dresden. La saga consta por ahora de unos 14 tomos en inglés, 10 de los cuales se encuentran disponibles en español gracias a la editorial La factoría de ideas (no os asustéis por esta cantidad de títulos, dadme tiempo para que me explique). Los libros, escritos por Jim Butcher, entran dentro del género de la fantasía urbana, es decir, tenemos una ciudad real, en este caso Chicago, en la que ocurren todo tipo de situaciones mágicas. 

Supe de estos libros gracias a una recomendación de mi escritor favorito, Patrick Rothfuss, para quien esta saga se encuentra en el puesto nº 1 de sus libros favoritos, y teniendo en cuenta quién es Patrick Rothfuss (por si alguien no lo sabe, es uno de los autores revelación de los últimos años, gracias a su genial obra El nombre del viento), es decir mucho. Así que investigué un poco y me hice con los 10 libros publicados en español. 

Bob, la calavera. Todo sonrisas. 

Harry Blackstone Copperfield Dresden es un mago que aprovecha su don para ganarse la vida como detective privado en la ciudad de Chicago. Ser el único mago que oferta sus servicio en las guía de teléfonos hace que la teniente Karrin Murphy recurra a él de vez en cuando para resolver crímenes en los que sospecha la participación de fuerzas oscuras. 
Este trabajo no le permite vivir con muchos lujos, pero no es algo que le importe mucho, dado que sus poderes interfieren con la tecnología, obligándole a prescindir de aparatos como la televisión o el frigorífico. Ni caldera tiene el pobre hombre. Pero a cambio dispone de acceso a conocimientos que pocos poseen, y es que en su sótano le espera Bob, y digo que le espera porque en realidad no puede hacer una cosa. Bob es un antiguo espíritu que vive confinado en el interior de una calavera, intercambiando antiguos secretos mágicos por novelas subidas de tono, aprovechando la mínima ocasión para soltar un comentario irónico y mordaz. 

Jim Butcher ha sabido crear un universo muy rico, plagado de criaturas de la literatura clásica a las que ha sabido dar una vuelta de tuerca. Vampiros, hombres lobo, hadas y otras muchas criaturas se dan cabida entre las páginas de esta serie, cada uno con de ellos con una personalidad única y anhelos que harán lo posible por satisfacer, complicándole la vida a Harry por el camino. 


Al ser una saga tan larga, los primeros libros son bastante introductorios, con tramas bastante sencillas que sirven un solo propósito: presentar a su protagonista principal y conseguir que el lector le tome cariño en seguida. Harry Dresden es de los mejores personajes con los que me he topado, un tipo pobretón que se ve envuelto en mil desastres de los que muchas veces tiene que salir por patas. Los libros están narrados en primera persona, de forma que tenemos acceso a sus pensamientos, todos ellos cargados de chispa e ironía, una delicia leerlos. 

Eso sí, una pequeña advertencia, la trama no se vuelve más compleja hasta el cuarto libro más o menos, por lo que hay que leer los primeros con algo de paciencia, pero lo prometo, la saga solo va a mejor. Tengo que reconocer que al leer el primer tomo me llevé una decepción bastante grande con lo predecible de la trama, pero como Patrick los tenía en tan alta estima, estaba convencida de que lo mejor todavía estaba por llegar. Y así ha sido. Recomiendo leer los primeros libros de golpe, como si fuesen una introducción un poco larga, y luego ir alternando los siguientes con otras lecturas.  


Como último dato, hubo un intento de llevar esta serie a la televisión, protagonizada por Paul Blackthorne, ahora en antena interpretando a Sherlock Holmes en Elementary, pero los datos de audiencia no fueron los esperados, así que solamente consta de una sola temporada. Por lo que he podido leer, se introdujeron bastantes cambios respecto a la saga original, uno de los posibles motivos por el cual la serie no tuvo éxito. A mí personalmente me habría gustado ver en el papel de Dresden a Nathan Fillion, protagonista de la original y divertida serie Castle

Así que si estáis buscando un libro sencillo que os saque más de una sonrisa, os recomiendo que le deis una oportunidad a la saga de Harry Dresden, el mago de Chicago. Son bastantes títulos, sí, pero son cortitos y se leen en un plumazo, de verdad, no os dejéis intimidar por lo larga que es la saga, los finales son lo suficientemente cerrados como para no dejarte con el corazón en un puño, pero al mismo tiempo te apetece coger el siguiente. Y eso es todo por mi parte. A ver si se hace popular y traducen los libros que quedan, porque saber que la continuación existe y no la puedo leer (si puedo evitarlo, prefiero no leer en inglés) me crispa los nervios. 


viernes, 19 de septiembre de 2014

Ready player one - Ernest Cline







Título: Ready player one
Autor: Ernest Cline
Editorial: S.A. Ediciones B







El título de esta novela me hizo bastante gracia, una frase muy habitual para todo aquel que esté familiarizado con el mundillo de los videojuegos, así que decidí hacerme con él. Me ha gustado, pero ya adelanto que es recomendable (aunque no necesario) tener ciertos conocimientos sobre la cultura de ocio de los 80, películas, libros, juegos...

Sinopsis oficial
Estamos en el año 2044 y, como el resto de la humanidad, Wade Watts prefiere mil veces el videojuego de OASIS al cada vez más sombrío mundo real. Se asegura que esconde las diabólicas piezas de un rompecabezas cuya resolución conduce a una fortuna incalculable. Las claves del enigma están basadas en la cultura de finales del siglo XX y, durante años, millones de humanos han intentado dar con ellas, sin éxito. De repente, Wade logra resolver el primer rompecabezas del premio, y, a partir de ese momento, debe competir contra miles de jugadores para conseguir el trofeo. La única forma de sobrevivir es ganar; pero para hacerlo tendrá que abandonar su existencia virtual y enfrentarse a la vida y al amor en el mundo real, del que siempre ha intentado escapar.

El gran temor de muchos se ha cumplido, el mundo que conocemos se ha ido a la porra y la humanidad se refugia en OASIS, un videojuego en el que puedes hacer de todo, desde pasar el rato en los recreativos con tus amigos hasta ir a trabajar y ganar dinero. Pero la cosa se pone más interesante todavía cuando su creador anuncia que en el juego hay escondido un premio de lo más jugoso. 
Wade no tiene una vida fácil. Malvive en un espacio diminuto junto a su tía, que no le tiene ningún cariño, y OASIS es su única válvula de escape. Conoce al dedillo la vida del fundador del juego, y eso será lo que le permita ser el primero en resolver la primera de las pistas ocultas, comenzando así una encarnizada competición que ninguno de los jugadores está dispuesto a perder. 


Lo cierto es que esperaba otra cosa del libro. No me malinterpretéis, ha sido entretenido leerlo, pero no era lo que me habría gustado encontrar. Si dejamos fuera todas las referencias a la cultura de los 80, el libro tiene una trama que hemos visto una y mil veces: chico tristón que por casualidad resuelve un misterio y se ve envuelto en un lío donde conocerá a su amigo del alma y a la chica perfecta. 
Y es que Wade no es el mejor personaje del mundo. Es un tipo de lo más raro, a veces me resultaba incluso un poco siniestro, pero también hay que entender que le ha tocado vivir una época muy desagradable. Sin embargo, más que sorprenderme lo poco atractivo que era Wade, me ha resultado muy curioso que su personaje en el juego fuera también bastante patético, al menos al principio. 

La trama se desarrolla a partes iguales entre el mundo real, un lugar sucio, inhóspito y oscuro, y los distintos escenarios de OASIS, que son justo lo contrario, luminosos y divertidos. El videojuego cuenta con distintos mundos, cada uno basado en algo diferente, pero no es posible acceder a todos ellos, ya que, aunque el juego es gratuito, se necesitan puntos para comprar objetos o visitar determinados lugares, como ocurre en cualquier otro videojuego. Por eso, Wade se verá confinado al principio a unos pocos escenarios (a eso me refería con lo de patético, esperaba que hubiese construido un personaje poderoso). 
Tenemos espacio también para la amistad y el amor. Las amistades que se construyen dentro de OASIS me han parecido bonitas, quizá uno de los puntos que más me han gustado del libro. La historia de amor, sin embargo, me ha parecido un poco obsesiva. 

Lo mejor que tiene el libro, por lo tanto, son sus múltiples guiños a la cultura de los 80. Este es el principal motivo para leerlo. No es necesario ser muy duchos en la materia, es sencillo de imaginar las situaciones que propone Ernest Cline, pero lo disfrutaréis mucho más si habéis visto las películas que se mencionan o habéis jugado a los videojuegos que le encantan a Wade. Además, los acertijos que plantea el creador del juego están basados precisamente en estos elementos, con lo cual los lectores más versados en la materia podrán tener la satisfacción de intuir las respuestas antes que Wade. No fue mi caso, porque mi dominio de los 80 es bastante escaso, pero eso no impidió que me resultase divertido ver los progresos del protagonista. 

En definitiva, Ready player one  es una historia que gustará sobre todo a los nostálgicos de los 80, aunque cualquiera puede disfrutar con ella. Una trama sencilla y fácil de leer que aporta cultura de una época anterior, algo que siempre viene bien. Un pequeño apunte, está en proceso la adaptación al cine, así que no tardaréis en oír hablar de la novela. ¡Sed más rápidos que el resto!







martes, 16 de septiembre de 2014

El teorema Katherine - John Green







Título: El teorema Katherine
Autor: John Green 
Editorial: Nube de tinta (podéis consultar su ficha oficial aquí aquí)







Seguramente el nombre de John Green os es conocido. No en vano es el autor del éxito de ventas Bajo la misma estrella (de hecho, está escrito justo encima del título de esta novela). Leí BLME durante el mes de mayo, y me gustó bastante la forma de escribir de Green, así que cuando se comenzaron a traducir al español el resto de sus obras decidí descubrir si ese estilo se mantiene en el resto de sus libros. 

Sinopsis oficial
Según Colin Singleton existen dos tipos de persona: los que dejan y los que son dejados. Él, sin duda, pertenece al segundo. Su última ex, Katherine XIX, no es una reina, sino la Katherine número diecinueve, que le ha roto el corazón. Para escapar de su mal de amores, y con el propósito de hallar un teorema que explique la maldición de las Katherine, Colin emprende junto a su amigo Hassan una aventura que le llevará a Gutshot, un pueblecito de Tennessee, y a la sospecha de que en la vida la inteligencia no siempre es la mejor compañera de viaje.

Colin posee una característica muy singular: todas las chicas con las que ha salido (diecinueve, nada menos) se han llamado Katherine. Y todas, sin excepción, han acabado cortando con él. La última ruptura lo ha dejado completamente hundido, así que su mejor amigo, Hassan, le propone hacer un viaje en coche, sin tener un destino en mente, dejando que la carretera los lleve. Y acaban en un pequeño pueblo llamado Gutshot, donde se esforzará en crear un teorema que prediga cómo va a funcionar una relación. 
Sí, el protagonista del libro es un chico, cosa que me apetecía bastante después del hartazón de novelas femeninas (si quieres saber de que hablo, clic aquí: Desvariando sobre... protagonistas femeninas). Colin es ese amigo que todos hemos tenido en algún momento (o pero todavía, que todos hemos sido), el que no puede dejar de pensar en su ex, hasta que algún amigo compasivo le quita el móvil para evitar que haga una tontería. Colin tiene la suerte de tener a su lado a uno de estos amigos, Hassan. Ambos forman un equipo muy bien equilibrado, ya que el sentido del humor de Hassan consigue hacer que la tristeza de Colin quede en un segundo plano. 
Ambos personajes son complejos y están muy bien construidos. He conectado bastante con Colin, aunque por suerte nunca me he visto en su situación, y Hassan es genial. Ambos acaban metiéndose en situaciones imposibles que me han hecho soltar más de una carcajada. 

El desarrollo de la trama me ha parecido delicioso, he estado leyendo con una sonrisa en la boca durante la mayor parte de las páginas. John Green combina bonitas reflexiones con momentos alegres y alguno que otro que tocará nuestra fibra sensible, especialmente de cara al final del libro. Además, encontramos continuamente notas al pie de página escritas por el autor para aclarar algunos hechos con datos del pasado de Colin y al final del libro encontraremos un apéndice en el que se explica la fórmula que el protagonista trata de desarrollar a lo largo de todo el libro. Tranquilos, aunque no seáis muy buenos en matemáticas resulta interesante leer este apéndice, realizado por Daniel Biss, un importante matemático estadounidense y amigo íntimo del autor. 

Es imposible no establecer comparar el libro con BLME, y es que hay algo que me ha resultado curioso, la afición que parece tener el autor por nombrar a los personajes, concretamente a los femeninos, con su nombre completo. Siguiendo con las comparaciones (aunque sean odiosas), también es chocante que esta historia se apoye sobre un argumento con un trasfondo triste, en este caso, un corazón roto (desde luego no se puede comparar con tener cáncer durante la adolescencia, pero esta obra es anterior a BLME). 

Para acabar, quisiera hacer una especial mención al gran trabajo que ha llevado a cabo la traductora, Noemí Sobregués Arias. El libro está lleno de anagramas, y es muy complicado traducir una de estas figuras literarias y que tenga sentido, por lo que se requiere imaginación para idear otros nuevos que queden bien con el resto de la frase y que tengan un significado similar a lo que quería decir John Green. Por lo tanto, este trabajo ha ido más allá de la estricta traducción y está muy bien hecho, así que yo por mi parte le doy las gracias a esta excelente traductora. 

En resumen, El teorema Katherine es una obra que me ha gustado mucho, me ha tenido todo el tiempo sonriendo y al final me ha dejado la sensación de lo importante que es ser feliz. Unos personajes muy bien elaborados y una trama sencilla plagada de momentos absurdos que te harán reírte a carcajadas. Una obra muy entrañable. 

Al acabar la novela, me han entrado ganas de hacer un viaje en coche a mí también. 





domingo, 14 de septiembre de 2014

Desvariando sobre... Protagonistas femeninas


Id a una librería, coged unos cuantos libros al azar y leed las sinopsis. Seguro que por lo menos la mitad estarán protagonizados por una mujer. Si solamente acudís a la sección juvenil, probablemente uno o dos traten las aventuras de un hombre. Yo he llegado al punto de sorprenderme cuando abro un libro nuevo y está protagonizado por un chico, me parece inusual. 
Desde ya quiero aclarar que esto no me parece mal, me da absolutamente igual que un protagonista sea masculino o femenino, siempre y cuando sea un personaje bien construido. Sin embargo, es inevitable hacerse algunas preguntas al respecto. 
¿Leemos nosotras más que ellos?

Empecemos con la literatura juvenil. Me resulta curioso ver la cantidad de novelas para jóvenes protagonizadas por una heroína. ¿A qué es debido? ¿Quizá las chicas jóvenes leen más que sus homólogos masculinos y por ello los autores buscan crear personajes con los que se puedan sentir identificadas? No tengo la menor idea, pero dudo que este sea el motivo. Ahí queda eso, que cada cual piense lo que quiera. 
Analicemos un poco la figura de la heroína de novela juvenil. Podemos encontrar dos tipos principalmente. Por un lado, está la chica fuerte e inteligente que ha sufrido duros golpes a lo largo de su corta existencia (por ejemplo, la muerte de algún ser querido) y que se ve envuelta en una situación peligrosa, decide coger el toro por los cuernos y finalmente sale con la cabeza bien alta. Katniss Everdeen, de la saga Los juegos del hambre es un buen ejemplo. Desgraciadamente, también podemos encontrarnos con muchos libros protagonizados por una niña inmadura que es incapaz de hacer nada mínimamente coherente, lo cual hace que se desencadenen acontecimientos absurdos que se resuelven... Dejémoslo en que se resuelven y ya está. America Singer, protagonista de La selección, es el desgraciado ejemplo de niñata-protagonista, un intento de protagonista fuerte que se queda en agua de borrajas. 
Protagonistas femeninas de armas tomar

Pero, por muy fuerte-independiente-lista-etc. que sea, SIEMPRE hay un momento en el que pierden mi atención. Hablo de ese capítulo presente en prácticamente todas las novelas juveniles en el cual alguien coge a la protagonista y la peina, viste y maquilla, para revelar que ¡oh, sorpresa, sorpresa! en el interior de esa pueblerina feúcha se esconde una hermosa princesa. ¿Nadie ve similitudes entre los estilistas de Katniss y los ratoncitos de La Cenicienta? No digo que haya nada de malo en poner guapa a la protagonista, pero, ¿es verdaderamente necesario para que salve al mundo? De nuevo, ahí lo dejo. 

En la literatura destinada al público adulto podemos encontrar más variedad, desde la damisela en apuros hasta mujeres de armas tomar que se ponen el mundo por montera sin importarles un bledo la opinión de los demás. Ahora bien, ¿qué tipo de protagonista es mejor? Es difícil de decir. Las mujeres reales somos muy diferentes, así que parece lógico que también lo sean las ficticias. Sí me gustaría destacar en particular un género literario destinado principalmente a las mujeres: el chick lit. 
Toda una sorpresa

El chick lit un subgénero dentro de las novelas románticas que va dirigido a mujeres jóvenes. Uno de sus principales representantes, para que os hagáis una idea, es El diario de Bridget Jones. Es un género que siempre había esquivado, por considerarlo frívolo y, por qué no decirlo, quizá incluso degradante para las mujeres. Un día me decidí a abrir una novela de este tipo, El diario viste de Prada, y tengo que reconocer que me llevé una grata sorpresa. Era un libro sencillo, fresco, cargado de ironía y con una protagonista que me gustó bastante. Así, pese a no ser una fanática del género, he acabado leyendo alguno de estos libros de cuando en cuando, para reírme un rato y desconectar. Con este párrafo, mi intención es hacer cambiar de idea a aquellos que piensen como yo lo hacía antes; el sentido del humor es fundamental, y tenemos que aprender a reírnos de nosotras mismas. Este tipo de libros son una ayuda para ello. 

Entonces, ¿cuál es para mí la principal característica de una buena protagonista femenina? La independencia. Valor muchísimo que sea capaz de hacer frente de una forma racional a cualquier cosa que se le venga encima. Es imposible no tener dudas de vez en cuando, y por supuesto todos necesitamos ser rescatados en algún momento, pero que sea la excepción y no la norma. 

La protagonista femenina tiene en la actualidad un papel muy importante dentro de las novelas, quedando cada vez más lejos los tiempos en los que su aparición se limitaba a ser salvada por el hombre de turno. Todavía quedan algunas barreras que tirar, como esas reminiscencias a los cuentos de hadas (las novelas de princesas son muy entrañables, no tengo problema con ellas, pero no mezclemos churras con merinas), pero cada vez más es una mujer la que ocupa el lugar antes reservado al héroe. Ahora bien, tampoco es necesario que nos vayamos al extremo y haya que erradicar a los protagonistas masculinos, es obligado decir que la figura del héroe también ha evolucionado mucho. Y si alguien tiene dudas, le recomiendo leer El nombre del viento; Kvothe le da mil vueltas a cualquier héroe clásico (pero que no se confíe mucho, está en camino un Desvariando sobre... Héroes). 





viernes, 12 de septiembre de 2014

Embassytown - China Miéville







Título: Embassytown
Autor: China Miéville
Editorial: Fantascy (Podéis consultar su ficha oficial aquí)







Decidí emplear los últimos días de vacaciones en leer esta novela que tenía desde hace bastante tiempo pero que me había dado pereza empezar. Madre mía. Ni en un millón de años se me habría ocurrido lo que me iba a encontrar. 

Sinopsis oficial
En medio de la capital de un planeta ubicado en las más remotas periferias del universo, se erige la Ciudad Embajada, un enclave diplomático asentado por colonos humanos. Aquí los humanos no son la única forma de vida inteligente. Avice, una de los colonos, goza de un raro y especial vínculo con los seres autóctonos, los enigmáticos Anfitriones... Aunque no puede hablar con ellos. Los únicos humanos que han dominado su peculiar Idioma son un pequeño cuadro de Embajadores.

De repente el frágil equilibrio en que conviven humanos y extraterrestres se verá trastornado por la llegada de un nuevo Embajador. En cuanto los Anfitriones escuchen su insólito discurso, los cambios no se harán esperar. Y al avecinarse un cataclismo de proporciones incalculables, Avice se dará cuenta de que el único camino de salvación es que ella intente lo imposible: comunicarse directamente con los Anfitriones


El universo que ha creado China Miéville es sencillamente impresionante. Nos sitúa en una civilización futurista en la que conviven humanos y alienígenas, estos últimos fabricantes de una tecnología muy peculiar: dotan de una cierta vida a todo aquello que fabrican, desde prótesis hasta edificios. Pero la comunicación con los alienígenas es imposible salvo para unos pocos individuos, llamados Embajadores. Eso es algo que Avice sabe muy bien, ya que ha vivido en esa ciudad alejada del resto del universo durante toda su juventud, aunque es una de las pocas afortunadas que han podido salir y volver. Sin embargo, a su regreso se encuentra con una serie de acontecimientos que van a desencadenar una catástrofe que amenaza las vidas de todos los habitantes de Ciudad Embajada, tanto humanos como alienígenas. 

Dos consejos antes de empezar Embassytown. Es necesario tener mucha imaginación y abrir el libro con la mente abierta, porque el autor ha creado algo genial pero difícil de comprender, especialmente durante los primeros capítulos. Pero no os dejéis desanimar, en seguida os engancharéis a una historia muy bien escrita plagada de giros completamente inesperados. 

Al principio, Miéville alternará capítulos en los que nos narra el pasado de Avice con breves pinceladas de la situación actual. Tengo que reconocer que mientras leía las primeras páginas estuve muy tentada de cerrar el libro, convencida de que no era para mí. Estaba lleno de vocabulario desconocido y de situaciones que no era capaz de imaginar. Pero los capítulos actuales consiguieron que me entrase la curiosidad, y me alegro mucho de haber seguido leyendo. 

La trama es increíble. No recuerdo haber leído nunca nada parecido. Es de las pocas veces que me he ido sorprendiendo junto al protagonista con los eventos que le sucedían, para nada predecibles. El autor demuestra un enorme talento creativo, no solo ambientando su historia sino también a la hora de conducirla. 

La única pega que le encuentro son los personajes, a mi gusto demasiado planos, no he podido identificarme con ninguno ni cogerles cariño. Les faltaba humanidad, aunque en la historia también hay espacio para la amistad y el amor (este último acaba teniendo un peso muy importante, pero no de la forma que yo habría esperado). Creo no obstante que no es que los personajes estuviesen mal construidos, puestos en otra historia más sencilla habrían resultado más atractivos, lo que ocurre es que la trama es tan buena que no necesita grandes personajes para hacer atractivo el libro. 

Embassytown es una lectura obligada para los amantes de la ciencia ficción, una obra altamente innovadora que atrapará al lector sin que este se dé cuenta. Uno de esos libros que marcan un antes y un después dentro del género al que pertenecen. 

En esta ocasión, en lugar de poner una imagen que muestre mi sensación al acabar la novela, os dejo un boceto que he encontrado del principal tipo de extraterrestre que aparece en la novela. 



miércoles, 10 de septiembre de 2014

El camino de las sombras - Brent Weeks







Título: El camino de las sombras
Autor: Brent Weeks
Editorial: Plaza & Janés








La portada de este libro me estuvo llamando a gritos durante unos dos años, pero por un motivo o por otro, siempre tenía que aplazar su lectura, hasta que finalmente pude abrirlo el pasado mes de mayo. Me atrapó desde la página 1 y se coló en mi lista de favoritos al momento. 

Sinopsis oficial
El asesino perfecto no tiene amigos, solo enemigos. 

A sus 11 años, Azoth ha aprendido a juzgar a la gente a primera vista; en realidad, le va la vida en ello, pues forma parte de una de las bandas de huérfanos que roban y malviven en las peligrosas calles de la metrópoli de Cenaria. Bandas en las que los pequeños son tiranizados por los mayores, en las que únicamente sobreviven los más fuertes, los más rápidos, los menos inocentes. Su única posibilidad de escapar a la miseria y el miedo constantes es convertirse en aprendiz de asesino. Y no de cualquier asesino, sino del mejor: Durzo Blint. Para ser aceptado por Blint, Azoth deberá demostrar que tiene aptitudes para el "oficio" que desea aprender.


La sinopsis no te prepara en absoluto para lo que vamos a leer. Sí, los personajes principales son Azoth y Durzo Blint, y el proceso de aprendizaje de Azoth tiene un gran peso dentro de la trama, pero no es ni de lejos lo único con lo que nos deleita Brent Weeks. El camino de las sombras es una gran novela de fantasía épica que contiene elementos novedosos que la distinguen del resto de novelas del mismo género, haciéndola única y especial. Pero para mí la mejor parte de la novela fue descubrirlas, así que no pienso decir nada más al respecto, no quiero estropearle a nadie la posibilidad de descubrirlo por sí mismo. 

Me centraré pues en los puntos que aparecen en la sinopsis, empezando por los personajes principales. 
Azoth es el protagonista indiscutible de la novela. Es un joven huérfano que vive con otros niños que se encuentran en su misma situación, sufriendo los abusos de los chicos más mayores. Cansado de vivir asustado, decide que la mejor forma de no tener miedo nunca más es convertirse en un ejecutor, y para ello necesita como maestro al mejor de los mejores: Durzo Blint. Al pequeño Azoth no le será nada fácil llegar hasta él, ya que deberá dejar atrás todo aquello que conoce. Cuando logre ser aceptado por el maestro de los ejecutores,deberá forjarse una nueva identidad y descubrir que ser un asesino es mucho más duro de lo que él habría podido imaginar. 
Pasemos ahora a Durzo. Cínico, pesimista, implacable. No se llega a ser el mejor ejecutor siendo bueno. Durzo no quiere un aprendiz, no quiere a nadie cerca, prefiere regodearse en su soledad. Sin embargo, acabará aceptando entrenar a Azoth, y es una decisión que va a pagar muy cara. Un gran personaje, el maestro Blint. Brent Weeks ha demostrado una gran pericia al ser capaz de crear a semejante individuo en su primera novela. 
Nos podremos encontrar con distintos personajes secundarios con personalidades muy distintas. Por mencionar a algunos, mis tres favoritos son: Logan, por su grandeza; Mama K, la prueba perfecta de que los personajes femeninos también pueden ser astutos y taimados; y Dorian, por su peculiar forma de actuar y sacar de quicio a sus amigos, que me ha sacado más de una sonrisa. 

La trama es mucho más compleja de lo que da a entender la sinopsis, ya que mientras asistimos a la transformación de Azoth en un asesino podremos ver al mismo tiempo el desarrollo de una conspiración que pondrá en peligro las vidas de los seres queridos de Azoth (sí, incluso queda espacio para la amistad y el amor en esta novela, hay de todo un poco). 
Si en mi reseña sobre American Gods comentaba que Neil Gaiman es un maestro hilando temas, Brent Weeks no se queda atrás. El lector debe estar muy atento a cada pequeño detalle que deja caer el autor, ya que páginas después se verá sorprendido con un giro que parecía imposible. El final de la novela está cargado de revelaciones que golpearán al indefenso lector hasta dejarlo mentalmente exhausto. 

No obstante, el libro posee algunas partes negativas. La primera de ellas es que al principio de la novela se producen varios saltos temporales que me dejaron bastante descolocada, porque pasamos de conocer la vida de Azoth al milímetro a comernos varios años de su vida de golpe y porrazo. La segunda es quizá un poco desconcertante, dado que en el párrafo anterior lo he resaltado como una virtud: Brent Weeks nos proporciona una ingente cantidad de información, que eso sí, luego hila de forma magistral, pero en un primer momento me dejó totalmente desconcertada, porque no entendía quién era el personaje del que me estaban hablando ni a que lugar pertenecía. Una vez que consigues pillar el estilo narrativo del autor, te reenganchas a la trama sin problemas. La última pega que le encontré al libro, es que el final se alargó un poco, ya que había demasiada información por dar, pero eso no quita para que sea un final que quita el hipo. 

En conclusión, El camino de las sombras es el impactante inicio de la trilogía El ángel de la noche, una historia fascinante cargada de revelaciones y acción, con unos personajes muy variados y repleta de giros inesperados. Una lectura necesaria para los amantes de la fantasía épica, para los cuales esta novela supondrá un agradable soplo de aire fresco. 

Sensación al acabar la novela: 




domingo, 7 de septiembre de 2014

Mentes poderosas - Alexandra Bracken







Título: Mentes poderosas
Autor: Alexandra Bracken
Editorial: Molino







Esta vez traigo algo más juvenil, una novela muy entretenida que se lee bastante rápido y da una vuelta de tuerca a las distopías que últimamente saturan las librerías añadiendo un elemento que, sin ser nuevo, aporta un toque fresco: los poderes mentales. 

Sinopsis oficial
Cuando Ruby despierta en su décimo cumpleaños, algo en ella ha cambiado. Algo lo suficientemente alarmante como para que sus padres la encierren en el garaje y llamen inmediatamente a la policía buscando ayuda. Ha sucedido. Un fenómeno inexplicable le ha arrancado de la vida que siempre ha conocido, y la ha repudiado a Thurmond, el escalofriante campo de rehabilitación del gobierno donde se destinan a los supervivientes. Ruby no ha sucumbido a la misteriosa enfermedad que ha aniquilado a la mayoría de niños de Estados Unidos, pero ella y los demás prisioneros se han convertido en algo mucho peor: porque han desarrollado poderosas habilidades mentales que no pueden controlar. 

Después de pasar seis años encerrada, Ruby se ha convertido en una de las más peligrosas. Cuando la verdad sale a la luz y Ruby consigue escapar del campo con vida, se encuentra desesperada por encontrar el único refugio seguro que hay para chicos como ella, East River. Para conseguirlo se une a un pequeño grupo de errantes con mentes poderosas: Zu, Chubs, y Liam en una huída sin tregua hacía un lugar que todos los supervivientes idealizan...



La sinopsis explica muy bien lo que nos vamos a encontrar al abrir el libro. Una enfermedad está afectando a la gran mayoría de los niños, causándoles la muerte, pero aquellos que sobreviven descubren que tienen unos extraños poderes. Estos poderes pueden ser de distintas clases, desde algo tan inofensivo como tener memoria fotográfica y ser bueno con los acertijos hasta poseer la capacidad de manipular la mente de las personas. Se clasifica a los supervivientes en cinco grupos, cada color hace referencia al grado de peligro que entraña el poder: Verde, Azul, Amarillo, Naranja y Rojo. Todos los niños son llevados a campamentos en los que son recluidos para evitar que hagan daño al resto de la población. 
Ruby, la protagonista, es una de las Naranjas, pero dado que su poder la hace demasiado peligrosa, decide ocultarlo para pasar desapercibida. Y lo consigue, hasta que determinadas circunstancias hacen que se descubra el pastel y se vea obligada a escapar. En su huida, conocerá a otros tres fugitivos: Zu, Chubbs y Liam. 
Los personajes se encuentran dentro de lo habitual en las novelas juveniles, tenemos a la chica torturada, a la niña adorable, al gracioso y por supuesto al chico encantador. Y aunque esto podría resultar irritante (estoy un poco harta de encontrar una y otra vez a los mismos cuatro personajes de siempre), evolucionan a lo largo de las páginas; por ejemplo, al principio no tragaba a Ruby, pero poco a poco ha ido cambiando a mejor. En definitiva, los personajes están bien construidos y es posible conectar con ellos, cogerles cariño incluso. Mi favorito sin duda ha sido Chubbs; aporta el punto cómico, pero es mucho más intuitivo de lo que pueda parecer a simple vista. 

La sociedad que ha construido la autora al principio me ha recordado un poco a Panem, es decir, un lugar en el que a los padres les arrebatan a sus hijos y no les importa gran cosa. Me ha alegrado descubrir conforme avanzaba la historia que no es así, al menos no en todos los casos. Así que tranquilos, esto no es un plagio de Los juegos del hambre
También me ha llamado mucho la atención la enfermedad mortal que afecta exclusivamente a los niños y, por supuesto, los efectos secundarios que aparecen al superarla. Me parece una idea muy original que espero que se desarrolle un poco más en el siguiente libro.  

Lo que más me ha gustado sin ninguna duda ha sido el desarrollo de la trama. Algunos puntos me resultaron bastante predecibles, pero cuando ya estaba convencida de cómo iban a acabar las cosas, ¡sorpresa! Buen final. Alexandra Bracken da un giro totalmente inesperado que me ha resultado muy sorprendente encontrar en una novela juvenil. 

Mentes poderosas ha sido un libro original que va mejorando conforme pasan las páginas, hasta terminar con un final completamente abierto. Un inicio de saga bastante prometedor y fácil de leer. Recomendado para los que buscan algo diferente dentro de las trilladas distopías.  

Sensación al acabar el libro: 




viernes, 5 de septiembre de 2014

La restauradora - Amanda Stevens







Título: La restauradora
Autor: Amanda Stevens
Editorial: Roca








Me rondaba por la cabeza hace tiempo leer algún libro de fantasmas cuando me topé por casualidad con La restauradora. No busqué opiniones ni miré reseñas, me lo leí directamente. Me lo he pasado de miedo con esta lectura, y nunca mejor dicho. 

Sinopsis oficial
Amelia Gray tiene veintisiete años y desde los quince puede ver fantasmas. Heredó el don (o maldición) de su padre, y también a través de él supo las reglas que todo médium debe respetar para poder serlo y llevar una vida tranquila: no alejarse de los campos santos; ignorar la presencia de fantasmas a su alrededor, aunque quieran hacerse presentes; no relacionarse con personas a las que los espíritus acechan. Amelia se dedica a restaurar cementerios de valor histórico artístico y con ello cumple con una de las reglas que su padre le impuso en su momento también consigue llevarlas a rajatabla. Esto es, hasta que todo cambia.
Un asesinato en uno de los cementerios en los que está trabajando la pone en contacto con un detective acechado. Y hay algo que la empuja a estar cerca de él, a pesar del peligro al que casi de inmediato se ve sometida. Los fantasmas del detective empezarán a amenazarla y ella deberá elegir entre sus sentimientos y su propia seguridad?


La protagonista del libro es Amelia, una chica que tiene una profesión un poco peculiar: se dedica a restaurar cementerios. A diferencia de a la mayoría de la gente, le encanta pasar tiempo a solas rodeada de difuntos y es que es uno de los pocos sitios en los que no hay fantasmas a su alrededor (aunque cualquiera diría que debería ser un lugar plagado de espíritus). Pero la tranquilidad de Amelia se verá interrumpida cuando se descubra un terrible asesinato en el cementerio en el que trabaja. 
Al principio, el personaje de Amelia me pareció bastante soso, la típica protagonista tímida que se pone colorada en cuanto aparece el galán, pero conforme avanzaba la novela me ha ido cayendo cada vez mejor, al ver lo empeñada que está en resolver los misterios con los que se topa en lugar de esconderse bajo el ala protectora del detective. 
Otro de los personajes clave de la novela es el detective Devlin. El detective es un hombre torturado por su pasado y esto lo mantiene alejado del resto de personas, pero esto no impide que sea el mejor en su trabajo. Me ha encantado cómo la autora ha construido especialmente a este personaje. 

Amanda Stevens crea unos escenarios que ponen los pelos de punta, y no solo me refiero al cementerio, sino que todos los lugares que describe poseen un punto lúgubre que hacen que el lector se sienta intranquilo. Además ha conseguido crear una buena novela de misterio, de esas en las que desconfías de todos los personajes; por otra parte, con la cantidad de secretos que ocultan los secundarios, lo difícil es confiar en ellos. 

La parte sobrenatural no me ha decepcionado para nada. Además de los fantasmas a los que ya estamos acostumbrados, nos encontraremos con otro tipo de espectros creados por la pluma de la autora que son bastante escalofriantes. Me ha gustado especialmente que en una parte concreta de la novela se intenten dar explicaciones lógicas para las cosas fuera de lo normal que ve Amelia. 

A lo largo de la novela, se intercalan dos tramas. Por un lado, tenemos los crímenes que se han producido en el cementerio; por otro, los espíritus que acechan al detective Devlin. Para mi gusto la mejor parte es todo lo relacionado con los asesinatos, a pesar de ser bastante truculentos (Amanda Stevens no se corta un pelo a la hora de describir los escenarios del crimen) y he quedado muy satisfecha con su conclusión. En cuanto a la otra parte, quedan muchísimas preguntas sin respuesta, pero eso solo hace que aumenten mis ganas de leer la continuación. 

En definitiva, La restauradora es un buen inicio de saga que incluye misterio, amor y toques sobrenaturales muy bien elaborados. Me ha hecho estar en tensión a lo largo de todas sus páginas y sin duda alguna leeré la segunda parte. 

Sensación al acabar la novela: